viernes, 20 de agosto de 2010

YOGA. Qué es y como nos puede beneficiar.

YOGA. Qué es y como nos puede beneficiar.

La palabra en sanscrito “Yoga” significa unión, ya que la meta del Yoga es la unión de la conciencia individual con el principio Absoluto. Asi como tambien unificar el propio ser en sus componentes corporal, físico y espiritual. Logrando armonizar cada parte del ser, en equilibrio para sentirse saludable, en paz y conciente.

El sistema de Yoga se originó en la India, en un periodo muy remoto hace miles de años (aproximadamente 4,oo años antes de Cristo), entre los ascetas, místicos y ermitaños, que buscaban evolucionar como seres humanos y despertar las potencialidades ocultas de sus mentes y cuerpos.

El Yoga posee sus propios métodos y fundamentos que hacen que sea un amplio y completo sistema de desarrollo personal. Através de diferentes técnicas como la respiracion adecuada y el ejercicio adecuado, por ejemplo.

Se diferencia de otras disciplinas de ejercicio físico, en que el Yoga trabaja el cuerpo físico, las glándulas endocrinas, los órganos internos a la vez que busca conectar la mente inconsciente con la consciente y nos permite observar nuestros patrones mentales, elevando nuestra espiritualidad. La finalidad de esta disciplina es ayudarnos a mantenernos sanos, encontrar la felicidad tanto a nivel físico como a nivel mental y espiritual y que nos podamos sentir realizados.

Cualquier persona puede aproximarse al Yoga, ya que posee un tipo especial de técnica para cada tipo de personalidad y temperamento. Así como tambien diferentes tipos de cuerpo, peso, estructuras oseas, etc. Por eso no es necesario ser contorsionista, modelo o bailarin para poder hacer yoga. Inclusive aquellas personas que tienen condiciones físicas especificas, como lesiones, padecimientos cronicos, deficiencias, limitaciones congenitas, etc. Pueden hacer las posturas y las respiraciones con sus variaciones.
El yoga puede llegar a despertar en nosotros luminosos sentimientos y felicidad, los cuales fortalecen nuestras relaciones con nuestra/o esposa/o, los/as niños/as, padres, vecinos/as, compañeros/as de trabajo, etc.
El yoga nos enseña a controlar nuestros sentidos y nuestra mente impaciente, y a ponernos en armonía con las Leyes Universales, dirigiendo así nuestras energías de la mejor manera.

Tal como un instrumento musical emite sonidos muy agradables al ser tocado por un profesional, nuestro cuerpo, mente e inteligencia, dirigidos perfectamente, nos traen mucha felicidad, en vez de ansiedades, frustración y depresión.
La disciplina Yógica nos enseña también a ver a los demás (a quienes consideramos como amigos o enemigos) con los ojos del amor.

Una persona que practica yoga seriamente, se llama yogui (masculino) o yoguini (femenino). El yogui se ocupa diariamente del desarrollo práctico de la ciencia del yoga, y aprende los diferentes ejercicios, técnicas y prácticas, tanto del yoga como de la meditación.

Una clase de yoga es una sucesión de posturas, secuenciadas con la respiración. A veces a esta postura le incorporamos movimiento. En cada sesión, regulamos la respiración y ponemos la atención de la mente y el cuerpo en la secuencia de movimientos que realizamos que va acompañada de la respiración. El hecho de fijar nuestra atención en secuenciar respiración y movimiento nos hace entrar en un estado meditativo, de introspección. Inclusive en algunas clases, para aumentar la concentración, se utiliza como herramientas la repetición de mantras (frases en sanscrito que vibran en puntos energéticos del cuerpo) o hacemos gestos con las manos que estimulan centros de energía en los dedos y en las palmas. ¡Con tantas cosas que hay que controlar cómo no va a parar nuestra mente!
Después de cada serie de Aasanas o posturas, la secuencia se sigue de momentos de relajación, en donde se concentra la atención en destencionar el cuerpo, respirar e identificar lugares de tensión en el cuerpo, para poder, de forma consiente relajar cada parte.

El yoga beneficia a todo ser humano, no importa sea niño/a o persona mayor. Hombre o mujer. No importan las creencias personales a nivel espiritual, ya que no es una religión, sino un método para unificarnos con nuestra propia naturaleza divina.

Con el yoga estiramos nuestro cuerpo y, cuando más tenso y rígido está uno, es cuando más conviene. Rejuvenece nuestras células al aportarnos más oxigeno. También rejuvenece nuestro cerebro haciendo que su rendimiento sea más alto. Reduce el estrés al mantener los niveles de cortisol a raya. Nos calma y nos serena, permitiéndonos descansar. Nos da energía y vitalidad. Y nos acerca a nuestro ser interno, descubriendo quienes somos, qué queremos y dónde están nuestras limitaciones. Además, ¡segregamos endorfinas! que nos dan una gran sensación de bienestar. Pero de poco sirve hablar de los beneficios del yoga. A la consciencia no le sirven las palabras, quiere una experiencia. Descubre por ti mismo qué se siente al practicar yoga.




Beneficios físicos, espirituales y mentalesque se pueden obtener a través de la practica del Yoga.

1- Flexibilidad general
La mejora de la flexibilidad es uno de los primeros beneficios más claros en la práctica a del Yoga. Durante la primera clase, probablemente no serás capaz de tocar las puntas de los pies con las manos, y ni mucho menos realizar arcos hacia atrás. Pero si uno se pone a ello con empeño, se notará un gradual aflojamiento, y eventualmente, algunas posturas que parecían imposibles, serán posibles al fin. También será notable la desaparición de dolores y tensiones.

2.- Cabeza en Línea
Tu cabeza cuando se encuentra bien equilibrada, directamente sobre una espina erecta, los músculos del cuello y de la espalda utilizan mucho menos esfuerzo para sostenerla. Muévela unos milímetros hacia delante, sin embargo, y comenzarás a sentir una tensión en dichos músculos. Mantenla caída hacia delante durante doce horas y no te extrañarás de sentirte fatigado. Y la fatiga no es solo el único problema. La mala postura puede causar lesiones y dolencias en el cuello, la espalda, otros músculos y las articulaciones. A medida de que la cabeza se desploma, el cuerpo puede compensar aplanando la curva normal del cuello y de la zona lumbar. Esto puede causar dolor y artritis degenerativa en la columna. Por eso Yoga es una herramienta efectiva para mejorar la postura.

3.- Las articulaciones se alimentan
Cada vez que se practica Yoga, se llevan las articulaciones a una gama completa de movimiento. Esto puede ayudar a prevenir la artritis degenerativa y a mitigar esa dolencia mediante el “efecto esponja” de las áreas de cartílago que normalmente no son utilizadas. El cartílago de las articulaciones es como una esponja; recibe los nutrientes frescos solamente cuando los fluidos son presionados y un nuevo suministro es “absorbido” por los mismos.

4.- Espina Dorsal nutrida
Los discos vertebrales necesitan moverse ya que esta es la única forma en la que pueden conseguir sus nutrientes. Si se trabaja una buena y equilibrada tanda de aperturas y plegamientos, tanto adelante como hacia atrás, combinado con torsiones, eso ayudará a suministrar el alimento y mantendrá a las vértebras sueltas y saludables.


5.- Mejorar la Masa Ósea
Está muy bien documentado que los ejercicios en los que se realiza carga de peso fortalecen los huesos y previenen e incluso eliminan la osteoporosis. Muchas posturas de Yoga requieren que uno levante su propio peso, y se sostenga el mismo parcialmente en diferentes articulaciones.
Además, la capacidad del Yoga para bajar los niveles de la hormona relacionada con los procesos del estrés, cortisol, puede ayudar a conservar el calcio de los huesos.

6.- Mejora el funcionamiento del sistema circulatorio.
Yoga hace que la sangre fluya. Más específicamente, los ejercicios de relajación que se aprenden en Yoga pueden ayudar a la circulación, especialmente de los pies y de las manos. El Yoga transporta más oxígeno a las células, las cuales funcionan con mejores resultados. Las posturas de torsiones están pensadas para “escurrir” la sangre venosa de los órganos internos y permitir que la sangre oxigenada fluya hacia ellos, cuando se suelta la postura. Las posturas invertidas, como la Inversión sobre las Manos, la Cabeza o los Hombros (La Vela por ejemplo), instan a la sangre venosa de las caderas y las piernas a que fluya hacia el corazón desde donde es lanzada a los pulmones para ser oxigenada y refrescada. Esto es de mucha ayuda si se sufre de hinchazón en las piernas, debido a problemas de corazón o de riñones. Yoga también mejora los niveles de hemoglobina y células rojas, que transportan el oxígeno a los tejidos. Además, adelgaza la sangre haciendo que las plaquetas estén menos pegajosas y cortando el nivel de proteínas coagulantes en la sangre. Esto ayuda a disminuir la incidencia de los ataque de corazón e infartos, ya que los coágulos son muchas veces los causantes de los mismos.


7.- Mantiene el Corazón en óptimas condiciones.
Cuando se toman regularmente las constantes cardíacas al realizar ejercicios aeróbicos, se constata que son buenos para disminuir el riesgo de ataque de corazón y alivian las depresiones. Ya sabemos que no todo el Yoga es aeróbico, pero si se realiza vigorosamente, mediante el Yoga en movimiento, o Aasanas encadenadas, (por ejemplo el tipo de Yoga Ashtanga), se puede adiestrar al corazón a fortalecerse dentro de una constante aeróbica. Pero incluso, aunque no se realizara ese incremento de esfuerzo aeróbico, y fuera más tranquilo, lo que sucede muchas veces en Yoga, las Aasanas y los ejercicios respiratorios pueden aumentar la mejora de las condiciones cardiovasculares. Los estudios han demostrado que la práctica del Yoga, baja los latidos del corazón en reposo, aumenta su fortaleza e incrementa su potencial de suministro de oxígeno durante el ejercicio, lo cual demuestra que es enormemente beneficioso.

9.- Mejora el funcionamiento del sistema linfático.
Cuando se contrae y se estiran los músculos, se mueven los órganos de alrededor, y al entrar y salir de las posturas de Yoga, se aumenta el drenaje de la linfa (un fluido viscoso rico en células inmunológicas). Esto ayuda al sistema linfático a luchar contra las infecciones, destruir las células cancerosas y librarse de los productos de desecho que se derivan del funcionamiento de las células.


10.-Descenso del nivel de Cortisol (hormona relacionada a los procesos de del stress y depresión)
El Yoga desciende el nivel de cortisol. Si eso no suena como gran cosa, piensa en esto. Normalmente, las glándulas adrenales secretan cortisol en respuesta a una aguda crisis, lo que temporalmente deprime el sistema inmunológico. Si los niveles de cortisol permanecen altos incluso después de que la crisis haya pasado, pueden comprometer el sistema inmunológico. Temporalmente, los “disparos” de cortisol ayudan a mantener fuerte la memoria de largo plazo, pero altos niveles de cortisol de forma crónica, debilitan la memoria y pueden producir cambios permanentes en el cerebro. Adicionalmente los niveles de cortisol alto están relacionados con la depresión, la osteoporosis (extrae el calcio y otros minerales de los huesos e interfiere con la absorción de los mismos), la presión arterial alta y la resistencia a la insulina. En las ratas, los niveles de cortisol altos les conducen a lo que los investigadores llaman “comportamiento compulsivo de búsqueda de comida, (el mismo que uno siente cuando están deprimido, enfadado o estresado). El cuerpo toma esas calorías extras y las distribuye en forma de grasa en el abdomen, contribuyendo a ganar peso con riesgo de diabetes y un ataque al corazón.

11.- Previene la depresión y mejora el manejo del estado de ánimo.
Una consistente práctica de Yoga mejora los estados depresivos y produce un significativo aumento del nivel de serotonina y una disminución de los niveles de monoamina oxidasa (una enzima que anula los neurotransmisores) y el cortisol. En la Universidad de Wisconsin, Richard Dadivson, Doctor en Medicina, descubrió que el córtex prefrontal izquierdo aumentaba su actividad en los meditadores, un encuentro que ha sido correlacionado con más altos niveles de felicidad y mejor función del sistema inmunológico.

12.- Ayuda a regular el peso de forma natural.
El Yoga puede ayudar a regular tanto el peso como los hábitos alimenticios. Un práctica regular te pone en movimiento y te ayuda a quemar calorías, y las dimensiones espirituales y emocionales de tu práctica pueden estimularte a comer menos y a regular los problemas de peso en un nivel más profundo. Yoga puede también inspirarte a conseguir ser más consciente en los hábitos alimenticios. Así mismo, la estimuleación sobre la glándula tiroides, hace que se regule su funcionamiento, mejorando el metabolismo de los lípidos y carbohidratos en el organismo.

13.-Bajos Índices de azúcar y colesterol.
Yoga reduce el nivel de azúcar en la sangre y el LDL (colesterol “malo”) y aumenta los niveles de HDL (colesterol “bueno”). Se ha descubierto que en las personas con diabetes que practican Yoga, el nivel de azúcar había descendido de varias maneras: Reduciendo el cortisol y la adrenalina, promocionando pérdida de peso y mejorando la sensibilidad a los efectos de la insulina. Si se descienden los niveles de azúcar, disminuirá el riesgo de complicaciones como son el ataque al corazón, fallos renales y ceguera.

14.- Tranquiliza las ondas cerebrales.
Un importante componente del Yoga es focalizarse uno mismo en el presente. Estudios han encontrado que la práctica regular mejora la coordinación, tiempo de reacción, memoria e incluso los niveles de coeficiente intelectual. Las personas que practican Meditación demostraron una mayor habilidad para resolver problemas y recabar y recordar información, probablemente porque están menos distraídos con sus pensamientos los cuales pueden perturbar una y otra vez como una cinta sin fin.

15.- Balancea los centros nerviosos
El Yoga estimula la relajación, el disminuyen el ritmo de la respiración y te centra en el presente armonizando el equilibrio entre el sistema nervioso simpático encargado, desde el punto de vista psicológico para prepararnos para la acción , y el sistema nervioso parasimpático cuya función es la de provocar o mantener un estado corporal de descanso o relajación tras un esfuerzo o para realizar funciones importantes como es la digestión o el acto sexual; a la vez, que actúa sobre el nivel de estrés del organismo disminuyéndolo.

16.- Promueve un mayor equilibrio y Manejo del Espacio
La práctica regular del Yoga, aumenta la propiocepción (la habilidad para sentir lo que el cuerpo está haciendo y cómo está situado en el espacio) y mejora el equilibrio físico. Las personas que tienen malas posturas o patrones de movimiento disfuncionales normalmente tienen un sentido de la propiocepción muy pobre, lo cual está ligado a problemas de rodilla y dolor en la espalda. Una mejora en el equilibrio podría significar menos caídas. Para la gente mayor, esto se traduce en más independencia y en el retraso para asumir la necesidad de ir a una residencia atendida e incluso no tener necesidad de ir a ninguna.


17.- Ayuda a soltar los músculos
¿Has sido alguna vez consciente de la tensión mortal con la que uno sostiene el auricular del teléfono o el volante del coche, o cómo constreñimos la cara cuando miramos a la pantalla del ordenador? Estos hábitos inconscientes pueden conducir a tensión crónica, fatiga muscular, sensibilidad dolorosa en las muñecas, brazos, hombros, cuello y cara, lo cual puede aumentar el estrés y empeorar el estado de ánimo. Al practicar el Yoga, comienzas a darte cuenta donde mantienes las tensiones: Puede ser en la lengua, los ojos, los músculos de la cara y el cuello. Si simplemente se pone uno en contacto con ellos, puede soltar la tensión de la lengua y de los ojos. Con los músculos más grandes, como los cuadriceps, trapecio o nalgas puede llevar mas tiempo de práctica el aprender a soltarlos.

18.- Contribuye a una mejor restauración de las células y Descanso
Yoga puede aportar ayuda para mitigar el ajetreo histérico de la vida moderna.
Las Aasanas restauradoras, el Pranayama y la meditación, nos protegen de los estímulos externos, al llevar los sentidos hacia el interior, son herramientas que nos ayudan para tomar el control de nuestro sistema nervioso. Otro producto, generado por la práctica diaria del Yoga en un sueño mejorado, lo que significa, sentirse menos cansado, con un estado de ánimo tranquilo y a estar menos proclives a sufrir accidentes.



19.- Aumenta y efectiviza la capacidad Respiratoria
Los yoguis tienden a tomar menos respiraciones con mayor volumen, lo cual es calmante y más eficiente. Yoga nos ha mostrado que sirve para mejorar en muchas formas la función respiratoria, incluyendo el volumen máximo de aliento y la eficiencia en la espiración. Yoga también promociona la respiración por la nariz, la cual filtra el aire, lo calienta (el aire frío está considerado como un disparador de los ataques de asma en personas que son sensibles), y lo humidifica, removiendo el polen y la suciedad y otras cosas que pueden penetrar en los pulmones.


20.- Previenen el estreñimiento
Las ulceras, el síndrome del colon irritable y el estreñimiento, son afecciones que pueden ser exacerbadas por el estrés. Así que si te estresas menos, sufrirás menos. Yoga, puede aliviar el estreñimiento, y en teoría, reducir el riesgo de padecer cáncer de colon, porque al mover el cuerpo se facilita un transporte más rápido de la comida y de los productos de desecho a través de los intestinos. Además los yoguis opinan que las posturas con torsiones ayudan a mover los desechos de una manera fluida.

21.- Proporciona Paz mental.
Yoga regula las fluctuaciones de la mente, reduciendo los círculos viciosos de los pensamientos acerca de la frustración, la lamentación, enfado, miedo y deseo, que causan estrés.

22.- Mejora de el Autoestima.
Muchos de nosotros sufrimos de falta crónica de autoestima. Si esto se maneja negativamente (se toman drogas, se come en exceso, se trabaja en exceso, se duerme mal ), puedes pagar un precio con una depreciación de la salud en el ámbito físico, mental y espiritual. Si se toman estos sentimientos desde un punto de vista positivo y se practica el Yoga regularmente con la intención de auto-examinarse y mejorarse, (no solo como un sustituto de la clase de aerobic), tendrás acceso a un aspecto diferente de ti mismo. Experimentarás sentimientos de gratitud, de empatía y de perdón, así como un sentimiento de pertenencia a algo más grande. La salud es también un resultado positivo de el ejercicio de una espiritualidad fuerte.

23.- Alivio del Dolor
El Yoga puede aliviar el dolor. De acuerdo con varios estudios, las Aasanas (posturas), el Pranayama (técnicas respiratorias) y la meditación o una combinación de las tres, reducen el dolor en personas con artritis, dolor de espalda, reumatismo, síndrome del túnel carpiano también llamado “Síndrome del Mause” (que produce dolor y entumecimiento de la mano y la muñeca,) y otras dolencias crónicas. Cuando te alivias del dolor, el estado de ánimo mejora, estás más dispuesto a ser activo y no se necesita acudir como único remedio a la medicación.


24.- Es una herramienta para lograr liberarse de las Drogas
Si el botiquín de tu cuarto de baño, parece una farmacia, puede que sea el momento de comenzar a practicar Yoga. Estudios han demostrado, que personas con asma, presión arterial alta, diabetes tipo II (formalmente llamada la diabetes del adulto) y desórdenes obsesivo-compulsivos, se han visto ayudadas para reducir la dosis de medicación e incluso abandonarlas definitivamente, algunas veces. ¿Qué beneficios se obtienen tomando menos drogas? Que gastarás menos dinero y serás menos proclive a sufrir los efectos colaterales y las peligrosas interacciones de los medicamentos.

25.- Ayuda a manejar la Hostilidad
Yoga y meditación intensifica la consciencia despierta. Y cuanto más consciente seas, será más fácil liberarse de emociones destructivas como es la ira. Los estudios sugieren que un enfado crónico y una hostilidad están fuertemente relacionadas con los ataques al corazón, tal como pueden producirlos el fumar ,la diabetes o el colesterol elevado. Yoga parece reducir el enfado aumentando los sentimientos de compasión e interconexión y calmando el sistema nervioso y la mente. También aumenta la capacidad de “distanciarse” del drama de la propia vida, para permanecer firme encarando las malas noticias o los sucesos perturbadores. Se puede reaccionar rápidamente cuando se necesite (y existe evidencia de que el Yoga aumenta la capacidad de reacción), pero también te puedes tomar un segundo para escoger un acercamiento más razonable, reduciendo el sufrimiento de tí mismo y de los demás.


26.- Limpieza Interior
Las Kriyas o prácticas de limpieza son otros elementos del Yoga. Incluyen desde respiraciones muy rápidas hasta elaboradas limpiezas de intestino. Jala Neti, que consiste en un suave lavado de los pasajes de la nariz con agua salada remueve el polen y los virus del interior de la nariz, evita que se forme mucosidad y limpia y drena los senos nasales.


27.- Proporciona conciencia del tejido Conectivo
Mientras lees los beneficios del Yoga, te habrás dado cuenta de que los temas se “solapan”. Eso es porque están intensamente interrelacionados. Cambia de postura y cambiarás la forma de respirar. Cambia la respiración y alterarás el sistema nervioso. Esta es una de las grandes lecciones del Yoga: Todo está conectado (la cadera al tobillo, tú a tu comunidad, tu comunidad a todo el mundo) Esta interconexión es vital para la comprensión del Yoga. Es un sistema holístico (que contempla el todo), que te introduce en muchos mecanismos que tienen efectos aditivos e incluso multiplicativos. Esta sinergia puede ser la mejor manera en la que el Yoga cura.

28.- Esperanza de Curación
En mucha de la medicina convencional, la mayoría de los pacientes son recipientes pasivos de cuidados. En Yoga, lo que tú haces para ti mismo es lo que importa. Yoga te ofrece todas las herramientas para ayudarte a cambiara y tú podrías sentirte mejor desde el primer momento en que lo practicas. Y también notarás que a medida que incrementas la práctica los beneficios son mayores. Esto da tres resultados: Te involucras en tu propio cuidado. Descubres que al involucrarte recibes la fuerza suficiente que impulsa el cambio y al ver que percibes el cambio, recibes esperanza. Y la esperanza puede ser curativa por sí misma.

La practica del Yoga puede realizarse através de libros, guias, videos. O mejor aun asisitiendo a clases.
Contar con la guia de una profesora certificada es aun más beneficioso, pues un profesional puede guiarnos en la practica del YOGA de tal manera que utilizemos nuestro esfuerzo, sin forzarnos o lastimarnos, de acuerdo a nuestro tipo de cuerpo, nuestra persoanlidad y nuestras necesidades especificas.

Les invitamos pues a participar de esta disciplina y a dalr la bienvenida a una nueva forma de vida: mas saludable, en paz, con conciencia y optimismo..llena de energia y vitalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada